Sueños, nubes

Sabías que para empezar necesitaba algo más que mis manos, otras que me sostuvieran durante un tiempo no eterno, que me agarrasen, que me sirvieran de apoyo en ese mundo en el que me atreví a entrar sin llamar a la puerta.   Tus manos fueron escudo de mi miedo a equivocarme por tener sueños [...]