Luna naranja

Llega el atardecer. La luna se hace grande y naranja.[1] Se divisa hoy en el horizonte del pueblo donde Lucía pasa las vacaciones de verano con su abuela mientras sus padres trabajan. La plaza está a rebosar. La gente levanta la vista y ve la luna, no les gusta su color, les asusta, sienten miedo. [...]