La ofensa

Clara se despertó en un frió y húmedo calabozo. Recordaba cómo la Guardia Civil la había parado en el control del aeropuerto. Le habían pedido que abriera el bolso de mano. Cuando vieron lo que había en su interior, pusieron al huésped en manos del veterinario. A ella la acompañaron hasta un furgón. No recordaba [...]