Rutina

La soledad acaba de entrar por la puerta de salida, esa que utilizas todos los días, para escarpar de nuestra rutina. Todas las mañanas me despierto pensando que estoy sola, y entonces oigo el portazo única señal de hay algo entre nosotros, pues ni siquiera te despides, ni siquiera dices adiós, ni un simple roce, … Sigue leyendo Rutina

Gracias

No sabía cuánto te quería, no sabía cuanto te necesitaba hasta que me di cuenta un día, que tú ya no me leías, sin importar mis locuras, creyendo con agonía que mis palabras te habían abierto cicatrices ya olvidadas. Pero eso no era realmente lo que te pasaba, sino que en lugar de cuidarte, como … Sigue leyendo Gracias

Sueños, nubes

Sabías que para empezar necesitaba algo más que mis manos, otras que me sostuvieran durante un tiempo no eterno, que me agarrasen, que me sirvieran de apoyo en ese mundo en el que me atreví a entrar sin llamar a la puerta.   Tus manos fueron escudo de mi miedo a equivocarme por tener sueños … Sigue leyendo Sueños, nubes

Apareció un martes…

Apareció un martes con tacones, vestido negro, nervioso pero decidido a que ella se quedara para siempre y que él jamás volviera. Apareció en un pueblo con dos maletas heredadas de su abuela, discretas,  a juego con su vestido. Apareció sobre las 11 de la mañana, sin prisas ni esperas, se bajó del autobús y … Sigue leyendo Apareció un martes…