Sueños, nubes

Sabías que para empezar necesitaba algo más que mis manos,

otras que me sostuvieran durante un tiempo

no eterno, que me agarrasen, que me sirvieran de apoyo

en ese mundo en el que me atreví a entrar sin llamar a la puerta.

 

Tus manos fueron escudo de mi miedo a equivocarme

por tener sueños sin pilares en la realidad,

miedo a sueños que parecían imposibles de alcanzar,

dejando escapar las nubes, creyendo que no las merecía.

 

Tiraste de mí cuando prefería permanecer sin molestar,

entregada y perdida en los brazos del tiempo,

cuando grité que no quería, que no podía, que era duro;

que me robaba tiempo para soñar, sin darme cuenta que

lo único que me hacía falta era dejar que uno de esos sueños

traspasara la frontera entre mi cabeza, mi corazón, mis manos.

 

Tiraste de mí para que soltara las palabras que había cazado,

pero que escondía debajo de la coraza que durante años me cree a medida,

con las palabras que los demás me regalaron en forma de condena,

que me anclaron a la tierra, alejándome del cielo, de mis nubes.

 

Esas palabras que en un principio fueron desconocidas,

anotadas en cualquier lugar, sin protección del viento,

un día, ¿o fue una noche?, se acercaron a mí, me despertaron;

iban cogidas de la mano de ideas, me mostraron su historia.

 

Ahora me despiertan cuando quieren salir,

pidiendo que les cree puentes, que los crucemos juntos,

que cuente la historia de la que todo el mundo conoce una parte

pero que nunca han sentido de esta manera.

 

Sé que estoy preparada para soltar mi alma,

entrégame un lápiz, una hoja en blanco,

y dejaré salir las palabras que he cazado, dando calor a las ideas.

 

Crearé puentes en forma de relato, novela, cuento,

o puede que te regale unos versos,

de esos que antes tú escribías,

y que olvidaste debajo de tu caparazón.

 

Estoy preparada para cambiar el rol,

porque contigo he aprendido agarrar la mano de quien te la tiende,

a tender la mano para que no tiemble,

a dejar que tiren de mí y tirar dando aliento a las esperanzas de otros,

a levantarme y levantar al que se abandona en los brazos del tiempo,

a soltarme el alma y a enseñarte a que sueltes la tuya.

 

Deja salir esos versos que guardas solo para ti,

porque sé que no olvidaste cazar palabras,

puede que ya no recuerdes cómo construir puentes

¿o es qué tienes miedo a cruzarlos?

 

Aunque reconozco que de vez en cuando

te pediré que me agarres,

que me sostengas en esta pérdida de equilibrio,

que tires de mí, que levantes mi cuerpo y sueltes mi alma.

 

Porque gracias a ti sé que debo seguir soñando,

para alcanzar mis nubes, porque me las merezco.

 

 nubes-sagra

4 comentarios en “Sueños, nubes

Comentario, crítica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s